Pubialgia

27/03/12

Etimológicamente deriva de pubis, por la zona que ocupa, y de algia, que significa dolor en dicho sector del abdomen. De allí que se denomine pubialgia. Distinto sería nominarla como pubalgia, como lo hemos visto y oído, dado que sería la conjunción de pub (especie de café) con algia.
Definición: Entidad poco divulgada en la ortopedia, pues la bibliografía suele ser escasa, dado que su etiología es proteiforme y con cuadros diferentes en su evolución.
La pubialgia se caracteriza por un dolor errático que comienza en la zona lumbar L2 L3 y se irradia a la ingle siguiendo el territorio del nervio crural hasta la cara interna de la rodilla, pasando previamente por la zona de los aductores de muslo. De allí que la presentemos como una inguinocruralgia. Ahora bien, cuando el dolor en su largo recorrido se instala en el pubis, allí sí tomará el nombre popularizado en el deporte profesional, pubialgia, que puede ser mononeural ó bineural si afecta ambos nervios crurales.
Instalada en el pubis y sólo allí, en Barcelona, especialmente a través de los discípulos del doctor Cabot, la clasificaron dentro de las osteítis del pubis ú osteopatía púbica. Nosotros, en cambio, preferimos ocuparnos de las partes blandas de la afección, ya que su inserción ósea forma parte de otra afección que luego veremos.
Etiología: Su dolor de comienzo en el plexo lumbar es exacerbado por el sobreuso de los músculos abdominales, generado por muchas repeticiones realizadas, generalmente, en las pretemporadas. Esta sintomatología incrementa si presenta el jugador pies planos ó valgos ó radiográficamente observamos espinas bífidas ocultas de la quinta lumbar ó primera sacra, como así también dismetrías de miembros inferiores.
Interrogatorio: La evolución del dolor despista a propios y extraños, dado que aparece erráticamente un día en el pubis y otro en la ingle ó en el aductor del muslo. Algunos jugadores fueron tratados por épocas con diagnóstico de lesión muscular de aductores, por hernias inguinales y aún por orquitis, dado que en algunos casos el dolor testicular es lo que llama la atención del paciente. Es la patología que deja jugar. A favor tiene que no se agrava, y en contra, que repite. En ocasiones es problemática para el médico no experimentado, porque un jugador puede presentar síntomas de dolor y limitación que le impiden jugar y practicar por el mismo espacio de tiempo que una lesión de rodilla operada.
Diagnóstico: Se llega a éste por el dato que aporta el jugador, quien relata que en los últimos diez minutos del partido no puede shotear pelota detenida. Luego las primeras 48 horas post partido tiene dificultad para caminar, con dolor exquisito en pubis ó abdominales. Al cuarto día mejora y hasta puede realizar ejercicios con pelota, lo cual puede el deportista ser señalado como simulador.
Comentario final: Es una patología neurálgica no muscular de larga evolución si se la trata bajo diagnósticos erróneos al principio. Los distintos estudios por imágenes no aportan mucho si el médico no tiene clara la evolución precoz de la enfermedad. Cuando el dolor es puntual y solamente en el pubis, se denomina pubialgia, y cuando existe radiográficamente condritis de la articulación de la sinfisis del pubis, según Cabot será osteítis pubiana. En estos casos el dolor se localiza especificamente en la inserción de los aductores en las ramas pubianas y ello fue descripto como Enthesitis, derivado de enthesos ó inserción. Precisamente cuando la pubialgia es rebelde a todo tratamiento incruento, y se decide la operación, uno de los pasos quirúrgicos será seccionar y desinsertar dichos tendones de los aductores a la altura del pubis. Tiene a su favor que puede el jugador integrar el equipo bajo tratamiento con infiltraciones, pues no agrava el cuadro ni su anatomía miotendinosa.

DR. LUIS PINTOS