Tendinitis rotuliana

02/05/18

Dentro de la casuística de lesiones en rodillas, hemos incorporado dicha afección formando parte de lo que para nosotros, fueron condromalacias rotulianas o enfermedad cartilaginosa de las carillas rotulianas, especialmente la interna.

Concretamente es un disturbio interno por suma de gestos repetidos en semiflexión a lo largo de la carrera del futbolista, haciendo la salvedad de que en voley es muchísimo más frecuente, dado el grado de flexión forzada de la rodilla en dicha disciplina deportiva.

En nuestros muchachos también la detectamos estadísticamente en mayor cantidad en guardavallas, dada la postura flexa o agazapada en la acción listo a saltar. Tomar en cuenta que dicho gesto se realiza desde la niñez y preadolescencia en divisiones inferiores, cuando aún predomina cartílago en las carillas de la rótula.
Siempre hemos descartado otras entidades médicas que tambien generan tendinitis rotulianas, tales como subluxaciones recurrentes, rótulas bipartitas de nacimiento, neuralgia pre-rotuliana traumática, pies valgos y rodillas valgas con el famoso ángulo Q aumentado. En todos los casos predomina el dolor sin antecedente traumático que recuerde el jugador. Muchas veces comienza la práctica indoloro y en el transcurso de la misma súbitamente comienza el dolor. En la revisación el signo principal es la palpación crepitante de la piel sobre la rótula, con sensación a “cuero seco”. Otras veces va seguido de tumefacción y rubor sobre el tendón y la imposibilidad del apoyo de rodilla en tierra.
Gordon presentó un caso de neuralgia prerotuliana profunda en la cara lateral de la rótula muy repetitivo, por lo que seccionó quirúrgicamente el haz neurovascular que emerge de la superficie externa de la piel de la rótula y que alimenta la bolsa pre-rotuliana subcutánea. Dicha técnica no la utilicé en futbolistas y sí en tres jugadores de voley, con resultados satisfactorios en cuanto a la merma del dolor.
La frecuencia en nuestro jugadores de la tendinitis rotuliana fue en paralelo al juego en pisos con poco césped y rugosos y en aquellos a los cuales se les practicó tenoplastias utilizando como dador a dicho tendón para la ruptura del ligamento cruzado anterior.
Nuestro jefe, Luis María Barbieri, fundador de los consultorios de FAA, agregaba como causa predisponente las rótulas altas congénitas, teoría para mí muy valedera estadísticamente hablando, ya que por dicha patología original hube de operar dos rupturas del tendón rotuliano experimentadas en dos jugadores centrales. Grande era la tensión que soportaba el largo incorrecto del tendón, en cada salto y posterior caída al cabecear en ambas áreas.
Tratamientos varios hemos realizado con diversos resultados generalmente exitosos en poco tiempo y lo que nunca indicamos fue rehabilitar en mesa de cuádriceps ni bicicletas. Al contrario, la musculación fue siempre realizada con rodilla en extensión. "El músculo trabaja y la rodilla no se entera": ésa fue la comunicación que le bajé siempre al deportista.

Dr. Luis Pintos